Archivo de Marzo de 2017

DOLAR - INFORME DE MERCADOS - 31-03-17

Viernes, 31 de Marzo de 2017

EL DOLAR RETROCEDE A $15,65 EN PIZARRAS, DEBILIDAD DEL MAYORISTA

El d贸lar bajaba otros cinco centavos 贸 0,26 por ciento a 15,65 pesos para la venta en el promedio de bancos y casas de cambio porte帽as, seg煤n inform贸 la agencia DyM. La divisa retroced铆a a 15,37 pesos en el segmento mayorista. El d贸lar paralelo bajaba a 15,85 pesos, consigna el diario EL LIBERAL, director Gustavo Ick.

TESTIMONIOS DE VIDAS EJEMPLARES

Lunes, 13 de Marzo de 2017

En Santiago, el comedor Ojos del Cielo lleva 20 a帽os de silenciosa labor solidaria

La se帽ora Claudia Sosa es una de las animadoras del comedor Ojos de Cielo del barrio General Paz en los suburbios de la ciudad capital de Santiago del Estero. Su vida es modelo de dedicaci贸n y solidaridad.

En una nota del diario EL LIBERAL, sobre testimonios de vidas ejemplares, se resaltan las virtudes de su trabajo y el de otras madres de la zona. La secci贸n, instrumentada por decisi贸n editorial del director Lic. Gustavo Ick, tiene por objetivo hacer visible la formidable tarea silenciosa de decenas de h茅roes an贸nimos en esa provincia.

He aqu铆 la nota: 鈥淒ar todo por la sonrisa de un ni帽o es la misi贸n del comedor Ojos de Cielo del barrio General Paz. All铆, personas an贸nimas entregan su tiempo, su trabajo y su preocupaci贸n al servicio de la alimentaci贸n de miles de chicos que han pasado por su humilde patio: humilde, pero siempre abierto a las necesidades de los m谩s peque帽os. Claudia Sosa es una de esas trabajadoras. Est谩 en el comedor desde hace 20 a帽os. Ella y un grupo amplio de madres reciben a los changuitos con el 煤nico af谩n de ayudar a sus familias鈥.

鈥淓sta santiague帽a transform贸 el patio de su propia casa en un merendero gigante para ni帽os con sus mam谩s y comparte con ellos no s贸lo la comida, sino tambi茅n el tiempo y el amor. Gestos de amor La historia del comedor Ojos de Cielo comenz贸 hace 20 a帽os cuando Claudia Sosa y su marido estaban desempleados, pero quer铆an ayudar a las familias de la zona. Comenzaron cocinando para diez personas, con las donaciones que recib铆an de la gente solidaria. Con el tiempo los comensales fueron creciendo y la comida ya se empez贸 a preparar no s贸lo un d铆a, dos d铆as a la semana y luego tres鈥.

鈥淓l grupo de mam谩s cocinaba bajo dos 谩rboles hasta que apareci贸 un hombre de buen coraz贸n que le don贸 a Claudia las chapas para levantar un techo y as铆 albergar a todos lo que iban en busca de un plato caliente de comida. “El resto lo fuimos haciendo con mi esposo, cuando consigui贸 un trabajo. Mis hijos ahora ya son grandes y siempre digo que no necesitamos el dinero, guardar no sirve porque hay muchos ni帽os que necesitan”, confi贸 a EL LIBERAL. “Aqu铆 son seis mam谩s que trabajamos a diario, desde las 8 hasta las 14. Amasan todos los d铆as, preparan el almuerzo y la merienda. Se almuerza tres veces por semana y se merienda dos”, cont贸 Claudia. Ella junto a las madres cocinan para 86 personas mayores que van a comer peri贸dicamente, pero que a veces suelen ser m谩s porque est谩n registrados 110. “Muchas familias aparecen cuando no tienen realmente para comer. Siempre aparecen en las fechas 22, 24 o 26 del mes porque no llegan a cubrir sus gastos”, revel贸. “Yo creo que ha logrado mantenerse desde hace 20 a帽os por la solidaridad de la gente, de la Fundaci贸n Hamburgo, del Banco de Alimentos y de la gente que se llega siempre con algo para donar”, rescat贸 Claudia. “Sin ellos no podr铆amos, por ejemplo, la gente de Hamburgo actualmente asiste a 20 comedores, que reciben alimentos en forma continua y son m谩s de 2.000 ni帽os por d铆a los que son beneficiados en diferentes barrios de la ciudad capital, La Banda y del interior de la provincia, como Quimil铆 y Monte Quemado”. Claudia revela que tanto las madres que trabajan en el comedor, como los chicos y los padres que van a alimentarse all铆, d铆a a d铆a fueron formando una gran familia, en la que comen todos juntos y en las mismas condiciones. “No hay distinci贸n para nadie, todos reciben la misma atenci贸n con amor. Lo m谩s importante es el amor, recibir a los ni帽os con una sonrisa y alegrarlos. Por eso a donde podemos los llevamos, ya sea recitales, a hacer picnic o a celebrar los d铆as como el del Estudiante”, dijo la responsable del comedor.